Siberian Husky Cuna de Lobos


Convivir con un Siberiano

Te lo dejaré claro, con otras razas tienes un perro, con el siberiano, vives con un perro. La relación con ellos es de amistad, o no funciona, si te gusta el perro servil, atento al menor deseo de su dueño, y que siempre va dando vueltas a tu alrededor, lo tuyo es el perro de pastor. Esto no tiene nada que ver con la obediencia, los siberianos pueden ser muy obedientes, depende de ti, solo que hay que trabajar mucho más (y de otro modo) que con otras razas.

El husky es un perro INDEPENDIENTE, no desobediente, eso no lo podrás cambiar, o no deberías intentarlo, porque es la esencia de la raza. Los Ciuckis necesitaban un perro capaz de llevar cargas más o menos pesadas por largas distancias con clima adverso, pero además necesitaban un perro inteligente y con una gran iniciativa para sacarles de los apuros en los que te puedes meter cuando vives en el Polo Norte. Y además, debía ser capaz de buscarse la vida cuando no había nieve (un par de meses en verano) y a menudo también cuando la había; no era raro que una vez instalado el campamento, a los perros se les suelte y no se les dé de comer, tenían que cazarse su comida (de ahí el gran instinto de caza que tienen los nórdicos, que tienden a perseguir y matar todo lo que se mueve que no sea humano o canino, con gran predilección por el ganado que es más torpe que la fauna silvestre. Esto es prácticamente incorregible, no lo olvides. Con costumbre toleran vacas y caballos, y conviven sin problemas con gatos, pero ovejas, cabras, gallinas y conejos son muy tentadores). Resultado, un perro muy inteligente (problema: suele ser más inteligente que el dueño, para nuestra desesperación), independiente (si no hay nadie para decirle qué hay que hacer, no espera, toma decisiones por sí mismo), que no entiende la relación de servidumbre (para él los seres con los que conviven son su equipo, su manada, y la relación será según la confianza que le merezca cada cual, el hecho de ser más grande, más viejo o de ser el que da de comer no te da derechos, tienes que ganarte la posición de líder, y mantenerla, por supuesto, de no ser así, tomará la iniciativa y ocupará él ese puesto, y entonces sí será un perro desobediente), cariñoso con los humanos, especialmente con los extraños (sería inaceptable que tras días vagando por la nieve llegues a un campamento……y los perros se te tiren a matar. Ni hablar, salen a recibir de modo amistoso, si tienen ganas, claro, si no ni se inmutan), lo que significa que ni guarda ni es ladrador, pues no debe avisar de nada y no hay territorio que guardar (son perros de nómadas), totalmente inofensivo y carente de agresividad (el perro viaja con la familia, vive y duerme con la familia, el perro que mordía era inmediatamente sacrificado), sociable con otros perros (no es raro el intercambio de perros entre trineos, no puede dedicarse a pelear con cada nuevo perro que ve), con una gran resistencia física y una gran curiosidad (el estímulo número uno en el siberiano como perro de trineo es "¿ a dónde llevará este camino?).

Ejemplo clásico: un tiro de pastores alemanes y otro de huskies. El conductor va 20 metros por detrás del primer perro, por lo que no ve dónde pone las patas. Manda ir de frente, y el perro de cabeza nota que el suelo cede, y probablemente se irán todos al agua, pues no aguantará el peso de todo el equipo. El perro pastor, muy obediente, si mi dueño dice que de frente, de frente, y el husky, muy "desobediente", considera que debe corregir la situación con vistas a salvar a todo el equipo, por lo que no seguirá de frente, sino que girará o parará. El primer trineo se va a pique, y el segundo salva la vida. ¿ Se puede criticar al perro por actuar haciendo lo mejor para el grupo ?, no, absolutamente. Pero esto fuera de contexto (en un perro de compañía) pierde mucha razón de ser, y por eso rara vez se comprende el modo de actuar de esta raza. La diferencia entre que el perro gire y que pare estriba en lo buen jefe que se sea, en el primer caso, tu perro da por sentado que eres un poco inútil, y que mejor no tomarte muy en serio, por lo que toma el mando y hace lo que le parece (lo que hacen la mayoría de los siberianos que conoces). En el segundo, el perro es consciente de que no ves, y te consulta, por lo que se detiene y espera tus indicaciones (confía en ti). Si te equivocas e insistes, pierdes su confianza y la siguiente vez se lo pensará dos veces antes de hacerte caso, y la siguiente, pues mejor te ignoro.

Todo esto trasládalo al día a día con un perro en ciudad (o pueblo), y te darás cuenta del trabajo que se te viene encima. El cachorro, en cuanto llega a casa, te da el beneficio de la duda: no te conoce, eres más grande, más fuerte, consigues comida y sitio para dormir a diario y parece que conoces el mundo. Eres el LÍDER. Tienes toda su confianza, tu trabajo a partir del primer minuto es mantenerla, y no es fácil, conforme el perro crece ve nuestros puntos débiles, nuestras "taras", nuestra estupidez, y el husky no es muy tolerante con esas cosas (otras razas sí), y en base a ello ganamos o perdemos puntos a sus ojos, lo que nos hace merecedores de su confianza, y por lo tanto, de su obediencia. Tu no te fiarías de alguien que acaba de llegar y te dice lo que debes hacer con los ahorros de toda tu vida, verdad ?, pero si a ese alguien lo conoces de hace tiempo, otras veces te ha dado consejos que te han beneficiado, te demuestra que te aprecia y se preocupa por ti, y finalmente te dice qué hacer con tus ahorros, es muy probable que le hagas caso: es tu amigo y confías en él, incluso le admiras, pero eso no se logra en dos días. Así es la vida con un husky, si os hacéis amigos, te va a dar muchas satisfacciones, si todo esto suena a complicaciones y problemas, elige otra raza.

Y te resumo cómo se maneja a un siberiano desde el primer día. PACIENCIA (es imprescindible para aguantar al perro, que quiere comprobar por enésima vez dónde están los límites y si pierdes los papeles con facilidad, alguien que en seguida se enfada y se queda afónico de tanto gritar puede ser problemático cuando la vida se ponga fea, en cambio alguien que parece que sabe lo que va a pasar, que controla la situación (y sus nervios), es alguien en quien confiar), FIRMEZA (fundamental para exigirle al perro que cumpla las normas). Toda manada tiene unas normas de funcionamiento que se aplican desde que el cachorro entra en casa, da igual que sea pequeñito y dé pena, es muy consciente de lo que pasa a su alrededor, y si se cede fácilmente se demuestra ser blando, y eso no es aceptable. Ser firme significa mantener tu opinión del modo más testarudo posible (si ganas a tu perro en cabezonería, ya has hecho mucho), pero no significa soltar la mano cada vez que el perro se salte una norma. Los siberianos de gente con mano floja son muy obedientes en casa y atados, una vez sueltos, la mano no llega y el perro se escapa...de ti (además, eso denota falta de paciencia). Y COHERENCIA (la más difícil, pero muy importante), lo que es "sí" hoy es "sí" para siempre, y al revés. Si el lindo cachorrito tiene permiso para subir al sofá, es un derecho adquirido; pero piensa que cuando el adulto de 25 kg. venga de la calle lleno de barro no entenderá tu enfado porque mancha la tapicería, ni le parecerá de recibo que le eches de "su sitio"; esto es incoherente. Lo mismo si el cachorrito juega con tu zapatilla vieja y se la dejas, le parecerá incoherente que te molestes cuando se coma esas botas de cuero que te compraste hace 3 meses por un pastón. La norma es "no jugar con zapatos-no subirse al sofá", o en caso contrario, no podrás desdecirte 6 meses después so pena de perder muchos puntos "porque no sabes lo que quieres"; el carácter voluble del dueño hace al perro inseguro, ya que nunca sabe lo que puede hacer y lo que no (aunque a ti te parezca evidente, para un perro no lo es tanto), eso le crea un gran conflicto, que en el caso del siberiano se arregla con la evitación, es decir poniendo tierra de por medio entre tú y él (o sea, se escapará).

Finalmente hay que pensar "en perro", humanizar a un perro es lo peor que se le puede hacer, y el husky no lo tolera, hay que ver las cosas como si se fuera un perro, y si hace falta ponerse a 4 patas y aullar para entenderlo, se hace. ¿Aun te apetece tener un siberian husky ?, pues adelante, es una experiencia inolvidable que cambiará tu vida por completo.


Irene PÉREZ PIÑEL
www.elsilencioblanco.info
España.